ARTÍCULOS DE INTERÉS

¿Persona Tóxica o Nutricia?

Fecha de Publicación: 11/8/2016

Noticia

El proceso de nutrimento emocional es sin duda uno de los procesos más complejos y fascinantes del ser humano. ¿Somos tóxicos o nutricios?. Descúbralo y recuerde que funcionará de manera sana en la medida en que nos demos cuenta de nuestras necesidades y de que las podamos satisfacer. Todo lo que es ajeno a nuestra identidad, será tóxico.

Los patrones de necesidades en las relaciones humanas son enormemente complejos. Queremos amor, cercanía, comprensión, reconocimiento, atención… de forma mutua. El arte del nutrimento emocional implica desarrollar la propia capacidad para satisfacer estas necesidades. El proceso de nutrimento emocional implica darnos cuenta de qué distorsiones y bloqueos están ocurriendo y cómo operan de forma destructiva, para impedir las propias capacidades de concientización-reacción-expresión. Todo esto reduce la percepción de la realidad presente a cualquier persona.

Algunas características de las personas tóxicas y las nutricias.

UNA PERSONA TÓXICA 

- Es falsa y manipuladora. El problema es que lo hace de forma tan sutil, que muchas veces no nos damos cuenta. El tóxico usa a quien tenga a la mano para sus propios fines. Está crónicamente insatisfecho con sus relaciones. Le falta flexibilidad, cuando existe conflicto se enoja, lo que lo vuelve un ser solitario y aislado.

- Es normalmente un producto de demasiados encuentros tóxicos.

- Los seres tóxicos parecen incapaces de hacer sentir bien a otra persona. No pueden decir las cosas de manera directa, honesta. Cuando dan, hacen que la otra persona se sienta en deuda y agradecida.

- El padre o madre abnegado tóxico, a menudo mantiene su dominio y control sobre los hijos incluso cuando éstos ya se hayan ido del nido.

- En las parejas es común ver cómo sostienen la misma discusión durante años y permanecen estancados. Ninguno de los dos escucha al otro y ninguno está genuinamente interesado en ser comprendido o en comprender el punto de vista del otro.

- La conversación entre personas tóxicas es un diálogo que no refleja ninguna responsividad a la última expresión del otro y viceversa. Más bien cada uno tiene en mente lo que dirá antes de que el otro termine. Escuchar es un acto imposible. Tienen una actitud negativa hacia el mundo y hacia sí mismos.

- Un rasgo típico de las personas tóxicas es este constante interés por saber los problemas de los otros, es como si gozaran con la desgracia ajena, incluso la expresión facial es una mueca de asco ante todo. Experimentan ansiedad, inseguridad y frustración cuando se encuentran con personas felices, alegres y llenas de vida. La incomodidad que esto les provoca puede volverse insoportable.

- Las personas tóxicas no manejan la información de manera adecuada, les gusta hablar de la gente y ser los primeros en enterarse de “las noticias”, que después se encarga de propagar.

UNA PERSONA NUTRICIA

- Es más auténtica, más consciente y ha desarrollado mucho más sus potencialidades y capacidades. Valora su integridad. No necesita recargarse en otros. Asume la responsabilidad de sus propias necesidades y de los resultados de su actuar. No tiene miedo de decir lo que piensa y lo que quiere. Se nutre de los demás y los nutre en el mismo proceso aumentando así su salud y crecimiento.

- Como es menos demandante, aprecia y goza lo que recibe y cuando sus necesidades no son satisfechas, las maneja por sí misma en vez de responsabilizar a los demás.

- Puede rechazar a alguien sin sentirse culpable. Permanece libre para ser ella misma, para dar y recibir.

Estas son algunas de las características esenciales de las personas tóxicas versus las personas nutricias. Seguramente ya nos ubicamos en  ambos grupos. Nadie es 100% nutricio, pero si nos identificamos más en la parte tóxica, éste es el momento de reflexionar y hacer las modificaciones que nos lleven a sentirnos bien, cualquiera tiene el potencial de lograr pasarse al otro lado. 

El ajuste es un proceso continuo, el desarrollo de la conciencia puede capacitarnos para modificar nuestra conducta sin importar las experiencias pasadas, la condición social o la edad.

¡Llevémos una vida más equilibrada!

Escrito por Ms. Nancy Guerra / Coordinadora de Secundaria Campus Barragán.

Ver Lista Completa de Artículos de Interés

¡VEN A CONOCER NUESTRAS INSTALACIONES!

CAMPUS ANÁHUAC

Nursery, PreKínder y Kínder

Francisco Villaespesa No. 500 Col. Anáhuac, C.P. 66450
San Nicolás de los Garza. N.L.
T: 1505-1545 anahuac@oxfordschool.edu.mx

CAMPUS BARRAGÁN

PreKínder, Kínder, Primaria y Secundaria

Ave. Manuel L. Barragán 303 Col. Rincón de Anáhuac, C.P. 66422,
San Nicolás de los Garza. N.L.
T: 1505-1500 barragan@oxfordschool.edu.mx

CAMPUS CONCORDIA

Nursery, PreKínder y Kínder

Ave. Concordia 100 Col. Quintas de Anáhuac
C.P. 66059
General Escobedo, N.L.
T: 1505-1010 concordia@oxfordschool.edu.mx

CAMPUS SENDERO

PreKínder, Kínder, Primaria y Secundaria

Ave. Sendero Divisorio 471 C.P. 66059,
General Escobedo, N.L.
T: 1505-1530 sendero@oxfordschool.edu.mx

Enviar un mensaje



Declaro que he leído y acepto los términos y condiciones del Reglamento de Vialidad de Oxford School of English A.C.



Declaro que he leído y acepto los términos y condiciones del Manual de Procedimientos Académicos de Oxford School of English A.C.



Declaro que he leído y acepto los términos y condiciones del Manual de Procedimientos Administrativos de Oxford School of English A.C.



Declaro que he leído y acepto los términos y condiciones del Protocolo en caso de Contingencia de Oxford School of English A.C.



Declaro que he leído y acepto los términos y condiciones del Protocolo de Enfermería de Oxford School of English A.C.